Viajes de incentivos: motivación y reconocimiento a los equipos de trabajo

Viajar se ha convertido en el anhelo de muchos, especialmente hoy tras las medidas de confinamiento que se han implementado en el mundo. Salir a conocer otros destinos, bajo condiciones de seguridad, hace parte ahora de las prioridades de millones de personas. Se trata de una oportunidad que las compañías incluyen dentro de sus sistemas de motivación y reconocimiento a los equipos de trabajo, y así cumplir ese anhelo de viaje de sus empleados, es decir: los viajes de incentivos.

De acuerdo con la Society for Incentive Travel Excellence (SITE), estos viajes se configuran como el segmento de mayor crecimiento de la industria de los eventos de negocios con un valor estimado de 75.000 millones de dólares a nivel mundial y 1.200 millones de dólares en Latinoamérica. Representa, además, el mayor ingreso per cápita y la más amplia cadena de suministro*.

Este tipo de turismo, que tiene como objetivo motivar o premiar a los equipos de trabajo de una organización mediante viajes a diferentes destinos nacionales o internacionales, se realiza bajo las exigencias específicas de los clientes, con lo que se busca ofrecer experiencias personalizadas y únicas para los viajeros. Los viajes de incentivos tienen una gran cantidad de beneficios que han sido resaltados por la industria de los eventos de negocios, como el cumplimiento de metas (representadas en ventas, por ejemplo), incremento de la productividad, mejoramiento del compromiso y del sentido de pertenencia, y el fortalecimiento de las relaciones entre empleados.

Diferentes estudios han demostrado que los viajes de incentivos son el mayor estímulo para los empleados de las organizaciones. Además, el Centro Internacional de Estudios Superiores de Administración y Desarrollo Empresarial de Madrid, establece que una de las 12 claves que determinarán el sector turístico en el 2021 son “los destinos no masificados de las grandes urbes, así como el turismo rural y de naturaleza”. Esto es precisamente en lo que se ha especializado Medellín, la segunda ciudad de Colombia en recibir viajes de incentivos, después de la capital, Bogotá. Medellín enfoca su potencial en grupos medianos y pequeños, a los que les ofrece experiencias no convencionales e inspiradoras a partir de relatos cargados de historia, cultura y transformación. Entre un mundo de vivencias, en esta ciudad los viajeros podrán:

Viajes de incentivos

Tradicional desfile de silleteros en la Feria de las Flores, realizada cada año en la ciudad. Fotografía: archivo propio.

  • Interactuar con la cultura campesina y silletera: conocer a los cultivadores de flores, armar una silleta –un verdadero ícono de la ciudad– y recorrer las verdes montañas respirando pureza; vivir una experiencia llena de flores y sus colores.
  • Descubrir el poder transformador del arte y la cultura: bien sea a lo largo de la calle Ayacucho o en la comuna 13, espacios que han sido reconocidos como “galerías de arte urbano a cielo abierto”. En Medellín conocerán de primera mano lo mucho que la cultura local tiene para ofrecer: grafitis, danza, música, sabores y mucho color.
  • Vivir experiencias gastronómicas: y, por supuesto, la comida tradicional es infaltable; pero ¿qué tal prepararla entre amigos? ¿O cenar en el barrio Moravia, que alguna vez fue el basurero municipal y hoy es un referente de transformación? ¿Tal vez una cena inolvidable? Y es que, entre todo un universo gastronómico de lujo, somos la cuna del primer restaurante colombiano en obtener una estrella Michelin: El Cielo.
Gracias a la diversidad geográfica y cultural de Medellín se puede crear una infinidad de experiencias y actividades únicas que, además, generan un aporte social y cultural de gran impacto positivo para las comunidades. Los hoteles y los restaurantes junto con las casas de incentivos meeting planners podemos hacer que el objetivo de cada viaje de incentivos se cumpla en su totalidad”, afirma Sergio Velásquez, gerente de Travel Solutions S.A., empresa con amplia experiencia en el diseño de viajes de incentivos con presencia en diversas regiones del país. 

Medellín es una ciudad llena de atributos, escenarios y experiencias únicas que hacen que cada viaje de incentivos sea memorable e inspirador para los colaboradores de aquellas empresas que la escogen como su destino. El maravilloso clima, que oscila entre los 22 y 28 grados centígrados durante todo el año, hace posible disfrutar diversas actividades al aire libre. Y, sobre todo, la alegría y calidez de su gente hacen que cada momento se convierta en un recuerdo imborrable de la memoria de los viajeros. En la ciudad todo se hace con amor, ¡y de eso estamos llenos!

Viaje de incentivos Moravia

Vista aérea del barrio Moravia y sus jardines que alguna vez fueron el basurero municipal. Fotografía: archivo propio. 

Medellín es la ciudad perfecta para recibir el viaje de incentivos de tu empresa.

Descúbrelo ingresando a www.bureaumedellin.com/reuniones

*Fuente: Society for Incentive Travel Excellence (SITE). Consultado en abril de 2021.